Ya hice mi lista

Ya hice mi lista

para cuando esto termine

me prescribí dos horas de Marwan

cada seis

y media de Sabina

cada dos.

Ambas recetas

con sus respectivas

lágrimas,

espasmos,

encogimientos

y cuanta avería se junte.

En mi lista es ineludible

la voraz abstinencia

el dolor mudo

y la energía miope.

Me he prohibido el alcohol

la soledad prolongada

las letras de Benedetti y Sabines

los cafés de media tarde

y la música rosa.

Dice que tengo prohibido pensarte

porque sólo así

el vacío va a ralear

y va dejar la intermitencia

para comenzar a irse.

Y yo no dejo de pensar

que esta lista es una mierda

y que estoy rejodida

porque en contra de cualquier prescripción

no dejo de pensarte

de imaginarte en el parabrisas

de masticarte en el sueño

de llorarte en la lluvia

de escribirte en mi piel.

Advertisements

Blog at WordPress.com.

Up ↑